jueves, 15 de enero de 2015

¡¡¡¡SAQUITOS RELLENOS DE CHOCOLATE Y FRUTOS SECOS!!!!



¡¡¡¡SAQUITOS RELLENOS DE CHOCOLATE Y FRUTOS SECOS!!!!











Hoy os traigo una receta que esta....tremenda de buena!!. Solo hay un fallo, y es que no tenia pasta filo, si no pasta brisa( pequeña), ya hacia tiempo que la tenía y los bordes se habían secado un poco, era cuestión de hacer con ella algo¡¡¡YA!!! o la tenía que tirar.
Es por eso que no me han llegado bien para hacer un paquete bonito, he tenido que recortar las esquinas que estaban secas.

Bueno no han quedado muy bonitas pero desde luego ricas....no se pueden aguantar!!.


Hoy esta lloviendo en Madrid y además hace mucho frío, es normal ya que estamos en pleno invierno, pero no apetece nada salir. Yo desde mi cuarto oigo la lluvia caer cuando rebota en mi saliente de aluminio, es muy agradable ese ruido, me encanta escucharlo y si es cuando me meto en mi cama....ya es lo más, me recuerda a mi infancia...adolescencia dentro de la tienda de campaña que mis padres tenían y donde pasamos muchos años de nuestras vacaciones. Es una historia preciosa que algún día os contaré, pero bueno hoy recuerdo esos días metida en esa tienda y escuchando la lluvia caer, es un ruido...que jamás se olvida, mis hermanas, mi madre y yo, allí metidas escuchando encima de nuestros colchones de paja( que mi padre traía de las eras), tan calentitos y oliendo a campo.....ains que recuerdos tan maravillosos, jamás se olvidan los recuerdos, ni los malos ni los buenos, pero yo era tan feliz en esa época...nada me detenía, todo el día corriendo de un sitio a otro, con pupas en las rodillas, me tiraba horas en el río bañan dome, con los labios morados y la piel de las manos y pies arrugadas, pero yo era ¡¡¡FELIZ!!!, tenía lo que necesitaba, y los días pasaban muy deprisa. Mi nieta Eva se parece mucho a mi en ese sentido, yo describiría de ella y de mi esa frase de una canción de Manzanita que decía...¡¡¡ella es así feliz de cualquier modo!!!. Os dejo con esta entrada que me pongo triste.





Ingredientes. Según las hojas que traiga el paquete. Esto es para 2.
  • Un paquete de masa filo( no como la mía que la compré brisa y muy pequeña) la compré en el Lidel, pero venía doblada y pensé que serían las obleas grandes como las que suelo comprar de pasta filo.
  • 150 gramos de chocolate negro de cobertura
  • 50 gr de pistachos troceados
  • 7 dátiles partidos en trozos pequeños
  • Azúcar glass
  • helado de vainilla
  • Aceite de oliva suave para freír
  • Cuerda de cocina para atar los paquetes

Preparación del relleno.
Partimos los pistachos pelados sin piel.
Cortamos los dátiles en trozos pequeños
El chocolate partimos 125 gr en trozos pequeños

Cuando tengamos el relleno preparado, con una cuchara lo removemos todo y reservamos.
En una superficie plana extendemos 4 capas de la masa filo, cogemos otra capa y la cortamos en 4 triángulos que pondremos encima de cada capa para reforzar la base.



Con una cuchara vamos echando el relleno dentro de cada paquete( a mi solo me salieron 2 y uno de ellos más pequeño, no compraré nunca más esta pasta)

Vamos cogiendo poco a poco las puntas y las damos forma con nuestra mano en la mitad del paquete, de este modo quedará suficiente masa arriba para que quede como una flor. Los atamos con la cuerda( si fuera el relleno salado pondríamos cebollino o tiras de lo verde de una cebolleta) dando varias vueltas.

Como vosotros si tendréis suficiente masa arriba, después de atarlo abrir los sobrantes para que os queden en forma de flor.

Calentamos el aceite( ponéis suficiente y en una olla pequeña pero alta) y cuando esta un poco fuerte, ponemos los paquetes, los ponemos 1º de pie y a los pocos minutos con cuidado...de lado y después del otro, si lo hacemos bien... no se rompen ni se sale el relleno. Los sacamos a un papel de cocina para que escurran y mientras vamos colocando en la fuente o plato donde vayamos a servir el helado derretido.






Ponemos 1º el helado de vainilla, encima el saco y ponemos los otros 25 gr de chocolate rallado al rededor del plato, echamos azúcar glass por encima y una hojas de menta de adorno.


*El aceite puede ser de girasol
*Si queréis ponéis los sacos en la bandeja del horno con papel vegetal, de esa manera tendrán menos grasas y no los tendréis que mover, tener cuidado de que no se os quemen, estas masas se hacen muy rápido, sería horno arriba y abajo a 200 grados unos 10 minutos o hasta que estén dorados.


Nada más por hoy muchas gracias por pasaros por mi blog y muchos besos.

                                          ISA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada