miércoles, 12 de agosto de 2015

¡¡¡¡CROQUETAS DE PULPO!!!






¡¡¡¡CROQUETAS DE PULPO!!!!








Que ricasssss!!!!!. Estas croquetas están buenísimas, tenía que hacerlas y ese momento llego ayer. Nos han encantado, tienen un sabor a mar impresionante, una textura tan.... rica, que ya digo me han encantado.
No tenía ninguna receta de croquetas en mi blog y eso es imperdonable. Siento no haber hecho un paso a paso, para que vierais como he cortado el pulpo y como queda la bechamel, una vez terminada.


Parece ser que el calor nos esta dando una tregua en Madrid y han dicho que tendremos unas temperaturas mas frescas, yo lo estoy deseando la verdad. Pronto tendremos el otoño y vendrán nuevas y ricas recetas de esa temporada. Tartas, pasteles, comidas más de cuchara.....
Yo este verano ya os comenté que no hemos salido, cada año se lleva peor el no salir, estar en casa con este calor se hace insoportable, pero bueno ya estoy acostumbrada. He preguntado a mi hermana que si nos vamos a Alsacia!!!, es una de mis cuentas pendientes, me encantaría ir, pero ella no puede mucho hacer esos gastos y no creo que vayamos. Algún día ( siempre digo lo mismo) conoceré ese pueblo tan bonito.






Mirar que maravilla!!!. Está al este de Francia y su capital es Estrasburgo. En fin algún día será el mio. Os dejo con estas croquetas que de sopetón me quitan los sueños que tengo en mi cabeza y me traen de vuelta a la realidad.

Para la bechamel.

  •  1/2 litro de leche
  • 250 ml del caldo de cocer el pulpo
  • 130 g de mantequilla
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 170 g harina
  • Sal, pimienta molida y nuez moscada también molida
  • 1/2 cebolleta muy bien picada
  • La cabeza del pulpo y/o las terminaciones de las patas

Para rebozar las croquetas:

Pan rallado
2 huevos
Sal
Aceite


Preparación:

Tendremos que cocer un pulpo o comprarlo ya cocido.Estas croquetas se hacen con la parte de la cabeza, muy bien limpia de pieles que la recubren y dejando solo al descubierto una parte de carne muy jugosa que casi nadie aprovecha y que para este plato es inmejorable. También podemos añadir los finales de las patas, sin echar las puntas del final pues son muy secas y duras. Yo he aprovechado un pulpo hermoso que nos hemos comido a la gallega y he desechado estas partes que os comento, porque para comerlas así no están muy buenas.


En un cazo, sartén  honda, ponemos  la mantequilla con el aceite a calentar, cuando veamos que esta templado, ponemos la cebolleta muy bien picada, pochar y después echamos la harina, removemos muy bien y vamos añadiendo la leche ( ya os comento en la receta de como hacer una bechamel, que yo la pongo fría, no la caliento, y de veras que jamás me ha salido con grumos)




Empezamos a mover y mover sin parar, ponemos más leche y el caldo de cocer el pulpo, removemos de nuevo. Cuando ya no tengamos liquido dentro, ponemos los trozos de pulpo que los habremos partido en trozos muy pequeños, la sal pimienta y nuez moscada. Seguimos moviendo hasta que veamos que la salsa se desprende de las paredes del cazo. Entonces tendremos nuestra masa de croquetas preparada, sea el relleno de lo que sea, su misterio radica en no dejar ¡¡jamas!! de remover, ese es el truco de una bechamel fina y sin grumos.

La sacamos a una fuente, tapamos con papel film, de manera que este toque la masa ( de esta manera no saldrá la típica costra que suele hacer si la dejamos al aire sin cubrir). Dejamos enfriar y metemos a la nevera.

Cuando este bien fría la sacamos. En un plato o fuente honda vamos batiendo los huevos, en otra fuente preparamos el pan rallado.
Vamos cogiendo montoncitos de masa con un tenedor, ( muchas personas las forman con dos cucharas, yo con mis dos manos, en mis trabajos de cocinera era otra historia que es un poco larga, pues hacíamos un gran churro con la masa que después se cortaba en trozos iguales), las vamos modelando con la forma que más os guste, redondas o alargadas, después las echamos en el huevo( yo no las paso por harina) y del huevo al pan rallado, las damos bien un rebozado por este.

Tendremos una sartén honda o un cazo pequeño pero hondo, con bastante aceite, y cuando veamos que humea... vamos echando las croquetas de 4 en 4, mas o menos. Si ponemos más se nos pueden abrir y saldrá la masa, Ya sabéis poner el aceite caliente y echar pocas cada vez. Las sacamos a un plato con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y......tendremos unas croquetas fantásticas.









Bueno pues esto es todo, hoy un plato muy ligero, pero lleno de sabor de mar, ese que cuando llegas a un puerto te huele y te transporta a esos maravillosos mariscos que en España tenemos.
Espero estar de nuevo pronto por aquí y traeros otra receta fácil y sencilla como casi siempre.
 Muchos besos a todos y muchas gracias por pasaros por mi blog.


                                            ISA




2 comentarios:

  1. Isabel, mira que me gusta el pulpo eh! pero nunca se me ocurrió ponerlo en croquetas. La idea me parece fantástica. En cuanto pueda, las hago. Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, gusto en verte por mi blog!!.
      Pues que te digo que.... jajajajajaj muy cierto, si alguien habla del pulpo, lo come y sabe de pulpo eres tu desde luego. Estas croquetas están muy buenas, jugosas y con mucho sabor a mar. Parece mentira pero cuando echo la vista atrás...recuerdo que en mi casa solo comíamos croquetas de bacalao o de lo que a mi madre la sobrara de casa. Ahora se hacen de todo lo que podamos imaginar, quizás sea mejor así, pero muchas veces te quedas pensando la imaginación de las amas de casa de la edad de mi madre, porque no se podían hacer a lo mejor de marisco, pero hay tantas comidas de lo que ahora hacen unas croquetas que se quedarían de piedra. Eso también enriquece la gastronomía de los países, y es bueno para todos. Esperando que pronto decidas hacerlas y me cuentes, te mando besos y un gracias!!, por tu comentario.

      Eliminar