lunes, 4 de agosto de 2014

¡¡¡TIRAMISÚ!!!





¡¡¡TIRAMISÚ!!!










Que decir de este postre tan rico???, pues que es maravilloso. Muchas veces lo ponen de un postre insulso, que es un absurdo y hasta he tenido que leer en un sitio que sigo desde hace años, que les da asco!!!. Se imaginan una barbaridad semejante??, me tire una hora contestando tantas palabras sin fundamento, no sirvió de nada, solo que ya no sigo ese sitio que en verdad me parecía correcto y en el cual se me trataba bastante bien a la hora de poner mis recetas. 
Este es un postre como la copa de un pino!!, fino...suave en boca...exquisito...y un sabor y perfume... que repites y repites. Gracias ¡¡Italia!! por darnos a conocer esta maravilla.
Hoy lunes hace un poco más de calor en Madrid, hemos tenido unos días que hasta frío teníamos en la calle y en la cama, se agradece un poco, porque esos otros días de tantísimo calor yo no los soporto, me pongo mala y no me entran ganas de hacer nada.





Aquí os dejo dos formas de montaje, individual o en una fuente rectangular, desde donde se va sacando porciones.


INGREDIENTES:
  • 4 huevos
  • 1 paquete de bizcochos de soletilla
  • Un vaso de café solo y fuerte
  • 200 gr de azúcar glass
  • 500 gr de queso mascarpone
  • 400 gr de nata para montar del 35,1% MG *
  • Cacao sin azúcar
  • Licor amaretto o coñac

PREPARACIÓN:
Lo primero es meter un bol ( mejor de acero inoxidable) junto con la nata al congelador, para que se ponga muy fría, sin que se congele.

Separamos las yemas de las claras.
En un bol ponemos las yemas con la mitad del azúcar, batimos hasta que estén blanquecinas, echamos el queso y con un tenedor le damos vueltas hasta que no quede ningún tropiezo del queso. Lo reservamos.

Mientras montamos las claras a un punto muy fuerte, primero unos minutos hasta que empieza a montar, en ese momento vamos añadiendo azúcar hasta terminar con la que queda, montamos bien y la metemos a la nevera.





*Este paso de la nata hay quien no lo pone, solo con las claras montadas, si no queréis... no la pongáis.
Sacamos el bol del congelador y la nata. Empezamos a montarla. Tiene que estar muy bien montada, pero cuidado si os pasáis... se puede convertir en mantequilla.

Ya tenemos que hacer el café, tiene que estar fuerte, para que se note su sabor, le añadimos el licor escogido. Tanto como si es para muchos como si es individual, el montaje es el mismo.

1º Mezclamos con mucho cuidado las claras con la crema de queso y yemas con una espátula, de abajo hacia arriba. Inmediatamente mezclamos la nata montada con la crema de todo el conjunto, hacemos lo mismo, mucho cuidado y que se baje lo menos posible, dando vueltas de abajo hacia arriba.

MONTAJE:
Ponemos una capa de bizcochos estirados, procurando que no quede ningún hueco, con una brocha vamos mojándoles con el café y el licor, procurando que queden bien mojados ( podemos ir metiendo de uno en uno pero son muy tiernos y se suelen romper).





Encima de esa capa ponemos la mitad de la crema, la repartimos bien por todo lados.
Encima ponemos otra capa de bizcochos y volvemos a mojarlos con el café y licor.
Ponemos otra capa de crema y repartimos de igual manera. Podemos hacer cuantas capas queramos, dependiendo del fondo de nuestra bandeja o molde escogido.









Lo metemos a la nevera, incluso es mejor meterlo un poco el el congelador así a la hora de la comida estará muy fresquito y se corta mucho mejor, si no en la nevera que así esta muy cremoso.

Justo en el momento de ir a montar es cuando ponemos el cacao, con un colador pequeño, echamos dentro el cacao amargo y damos toques con el borde de nuestra mano, lo cubrimos bien.

Ya tenemos nuestro tiramisú!!, una delicia para el paladar y un postre de alta calidad.





Muchos besos y hasta otra.

                                                 ISA

No hay comentarios:

Publicar un comentario