sábado, 29 de junio de 2013

PATATAS A LA IMPORTANCIA CON ALMEJAS.






Patatas a la importancia 
con
almejas





Es una receta muy simple pero no por ello llena de sabores y texturas muy dispares y buenas.


Hoy ya es sábado, un día que cuando trabajaba le daba mucha importancia, junto al viernes, hoy ya...es para mi como otro cualquiera, es más si lo pienso es más triste si cabe. Se que son días que los mios se pueden acercar a verme, pero por unas cosas o por otras... ya digo son más tristes.

Que lejos quedan ya esos días en que venían todos los domingos a casa con los niños, yo estaba muy cansada porque trabajaba más de 12 horas al día, pero era como una fiesta especial.

Compraba para cada uno lo que más les gustaba, sobre todo a mi yerno y nueras, la mesa era como en las películas se llenaba de cosas ricas y buenas, cocinaba y cocinaba horas, todo me gusta tenerlo controlado, perdón( me gustaba), a mi nuera Mari la traía su helado favorito de nueces de macadamia, a mi yerno su exqueisada de bacalao o migas y pimientos con huevos fritos, carnes de todo tipo, pescados, a los niños lo que me decían que les pusiera, a mi hija y los otros hijos y marido como comen de todo...y después.... el postre eso siempre era un misterio, sacaba lo que ninguno esperaba, lo que más era el tiramisú o varios distintos.

Luego mi hija y las chicas me ayudaban a recoger y hablamos horas de todo, lo pasábamos muy bien, yo quedaba muy cansada pero a la semana siguiente ya estaba planificando que pondría. Ella mi hija es la única que insiste en que todo sea parecido. A nosotros nos llama 3 veces al día y está pendiente de mi y de su padre. Ella al revés se enfada porque nadie la llama y lleva razón. 


Bueno voy con la receta que me enrollo.

  • INGREDIENTES:

  • Según los que seáis así ponéis de patatas, no hay cantidades porque eso es lo que veáis que sois a comer. Yo puse tres gordas, eso es importante, así nos saldrán las rodajas con importancia que de eso se trata el plato, dar importancia a una comida que por ella misma es muy simple.

  • 1 Huevo o dos 
  • Harina para rebozar y la salsa
  • aceite de oliva virgen extra
  • caldo de pollo
  • 1 ajo y perejil picados en el mortero
  • 1/2 cebolla bien partida
  • 1/2 kilo de almejas
  •  Unas hebras de azafrán



PREPARACIÓN:
Lo primero será lavar las patatas bien y pelar las. Las cortamos a lo largo de un grosor de 1 cm, cortamos la cebolla en cuadrados pequeños y machacamos en el mortero el ajo y el perejil.

En una sartén honda echamos bastante aceite para que las patatas se frían bien y no las amontonemos.

mientras se calienta el aceite, preparamos el huevo batido con un poco de sal.
Pasamos las rodajas de patata por harina sacudiendo la sobrante; y las vamos pasando por el huevo y las echamos en el aceite que aunque este caliente no lo tendremos muy fuerte.

Las damos la vuelta para que se hagan por los dos lados y las vamos poniendo en una bandeja de horno o cacerola (  yo en esta ocasión en la cacerola), cuando tengamos todas, retiramos un poco de aceite y echamos la cebolla partida, la pochamos bien y cuando este echamos una cucharada de harina. Movemos bien todo y añadimos el caldo de pollo, en una sartén sin nada tostamos el azafrán, que de ese modo nos dará todo su sabor y color se lo echamos al guiso. Le damos unas vueltas y dejamos cocer hasta que veamos que metiendo una brocheta las patatas están blandas.







Cuando falten unos 5 minutos, añadimos las almejas que estarán en agua y sal para que suelten la arena que puedan tener. También echamos el majado de ajo y perejil y levantando la cacerola hacemos unos movimientos de vaivén para sacudir las patatas y que no se nos pegan.


Ya tendremos esta rica receta, barata y siendo un primero como bien dice su nombre... de importancia.

NOTA 1- 
Muchas personas después de que se añaden todas las cosas meten las patatas en el horno, se dejan secar y se sirven así, esta manera es la más purista, pero en mi casa las prefieren con un poco de caldo espeso.
NOTA 2
No debemos dejar de vigilar porque tienden a pegarse, debemos de tener el fuego muy lento y nunca metemos nada para moverlas, solo con un vaivén de un lado hacia otro.
NOTA 3
Las almejas las podéis echar como en este caso dentro de el guiso o abrirlas al vapor, echando su jugo resultante a las patatas y poniéndolas en el último momento por encima para adornar.
NOTA 4 
Si no queréis o no podéis echar almejas, pues tan ricamente las comemos sin ellas.


Espero que a las personas que me pedían esta recta les guste y las prueben.

Feliz fin de semana, gracias por estar por este mi blog, besos.

                                                ISA

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar